¿Qué son las cookies?

En numerosas ocasiones cuando entramos en páginas webs, nos salta un mensajito tipo: “esta página contiene cookies, ¿está usted de acuerdo con su uso?”. Pero entonces, ¿qué son estas dichosas cookies?

¿Entonces qué son las cookies?

Pues las cookies son nada más y nada menos que pequeños archivos de texto  que se almacenan en la carpeta de tu navegador, vamos, que se almacenan en tu ordenador.

Por ejemplo si utilizas Firefox en Ubuntu las cookies se van a almacenar en el siguiente directorio:

cd ~/.mozilla/firefox/<profile path>/

Donde

 <profile path> 

es un archivo que Firefox genera con nombre aleatorio. En concreto dentro de ese directorio las cookies se guardan en el archivo llamado, cookies.sqlite, por ejemplo en mi Ubuntu lo podemos ver en la siguiente imagen:

cookies

¿Qué información almacenan estas cookies?

¿Alguna vez has entrado a Facebook sin tener que iniciar sesión? Esto es gracias a las cookies, las cookies le están diciendo a Facebook que mi navegador ya estuvo antes allí.
¿Alguna vez has hecho un pedido o una reserva y al volver a la web todo sigue como lo dejaste?
Todo este tipo de “magia” es de la que se encarga las cookies, este tipo de información es el que suele almecenarse en las cookies, en general información que te va a facilitar la navegación y que tú has introducido voluntariamente, como usuario, correo, contraseña, productos de la compra de un carrito y cosas así.

Polémica con las cookies

Si bien hemos visto que hasta ahora las cookies estaban orientadas a hacerle la vida más fácil al usuario, es cierto que existen las dichosas cookies publicitarias, y están ya no molan tanto querida amiga. Estas cookies publicitarias almacenan información sobre sitios que hemos visitado para así ofrecernos un tipo de publicidad determinado, incluso pueden hacerse con nuestro correo electrónico  para enviarnos publicidad (espionaje informático), como podemos ver estas cookies ya no están tan orientadas a favorecer al usuario, si no,  que más bien están orientadas a favorecer los intereses de terceros.

En próximas entradas del blog escribiré algunas soluciones para mitigar en parte este tipo de cookies con perfil más intrusivo.

¿Y si quiero navegar sin cookies? es decir, sin dejar rastro ninguno

Las mejor opción es utilizar una VPN (Virtual Private Network), otra buena opción es utilizar un Proxy (de estas dos soluciones hablaremos en entradas posteriores).

Pero quizá la opción que sea más fácil y rápida que puedes utilizar, aunque eso si, mucho menos potente que las dos anteriores, es la que se conoce como navegación privada (no nos va a permitir ni de lejos el anonimato que nos puede proporcionar una VPN o un Proxy, pero algo de privacidad te ofrece, al menos las cookies no se van a almacenar en tu ordenador, menos rastro estás dejando).

Para utilizarlo muy sencillo, por ejemplo en mi navegador Firefox simplemente hay que hacer lo siguiente:

728px-do-private-browsing-in-mozilla-firefox-step-2-version

Conclusión

Aunque existen ciertos peligros al utilizar cookies, hoy en día son imprescindibles para la navegación tal y como la conocemos, supongo que poco a poco, tienen que ir apareciendo normas que informen al usuario al menos de la existencia de cookies y de qué tipo son.

Bibliografía

Cómo navegar en internet sin dejar rastro y de forma anónima.
Navegar por Internet sin dejar rastro en nuestro navegador.
Todo sobre cookies.
Qué son las cookies y para qué sirven.
¿Qué son las cookies y por qué aparecen tantos avisos en las webs?

Advertisements